viernes, 1 de diciembre de 2017

Senderos

Siempre he creído en el destino, en que las cosas estaban marcadas. También creo que nosotros podemos escoger un poco nuestro destino, pero a muy pequeña escala. Se que habrá mucha gente que no este de acuerdo conmigo, pero lo siento lo veo así, y cada día lo veo de manera mas clara.

Soy una persona de ideas claras, desde siempre, no recuerdo un momento de mi vida sin un plan, sin saber lo que quería o incluso como lo quería. Nunca me he permitido demasiadas distracciones, y cuando me alejo un poco del sendero que yo había marcado en mi mapa de la vida, me enfado conmigo como jamas lo he hecho con nadie. Sin duda se que soy en muchas ocasiones mi peor aliado.

Pero tras luchas, tras mover cada piedra que se presentaba en mi camino un día me di cuenta, que daba igual. No había cambiado nada, solo había caminado y caminado pero seguía sin haber hecho mas que dar vueltas alrededor de mi objetivo. Como si tan solo se tratase de una vieja ciudad amurallada y nadie quisiese abrir la puerta a este loco vagabundo. Sintiéndome tan perdida como cuando me olvido las llaves de mi casa y no se como voy a volver a entrar. Sabiendo solo, que tengo que entrar.

Y entonces recordé lo del destino, que estaba marcado, y no fue una alegría saber que yo no tenia la culpa, fue un completo hachazo darme cuenta de que no podía controlar la situación. No se si os lo he contado alguna vez pero desde niña odio aquello que no puedo controlar... Aun así trate de hacer lo que el universo me pedía, y aprender la lección, intente aceptar que tener un plan no significa que las cosas acaben saliendo como tu quieres, que trabajar y luchar por algo no siempre es un exito seguro. Acepte que debía disfrutar un poco mas de las cosas pequeñas, y no agobiarme tanto por las grandes. Y aun así el universo se emperro en enseñarme mas lecciones. Me enseño que a veces los amigos, están detrás de personas con las que jamas has hablado, a las que jamas has prestado un minuto de atención porque no podías soportar. Y en cambio son ellas las que mas cerca están de cambiarte la vida.

Supongo, que yo planifique el camino, que yo decidi el destino, pero lo que nunca pense es que seria el destino quien decidiera cuanto duraria el paseo, por donde debia ir, si habria montañas, rios, o pajaros que me despertasen con su canto, tambien fue el maldito destino quien dedicidio quien me acompañaria en este sendero. Y yo creyendo que esto si que lo podia controlar. Bendita inocencia... Pero aqui sigo señores,  no me he rendido y un dia alguien me abrira la puerta del castillo, porque si algo tengo claro es que voy a convencer al destino de que debe ser asi.

martes, 28 de febrero de 2017

Steady as she goes II

Amigo mio,  estas apunto de empezar una gran aventura una de esas que perdura en la memoria para ser contada a los nietos.  Es sin duda uno de esos momentos que saldrán en la película de tu vida,  un instante de los que te revuelve el estómago por el coctel de excitacion y miedo. Un día para el que te he visto prepararte desde que nuestros caminos chocaron. No hace falta que diga que lo harás bien,  que estas completamente preparado para esto y para mucho más; pero aún así lo diré, porque se que vas a conquistarles como lo hiciste conmigo en su momento. 
Como te iba diciendo te he visto prepararte para hoy desde que nuestros mundos se unieron,  durante este tiempo en ocasiones has sido mi alumno y en otros mi mentor,  pero no ha habido un solo instante en que dejases de ser mi amigo,  un pilar que evitaba que este fragil personaje se derrumbase por completo.  Por ese motivo no podía perderme esto  aunque esta vez solo puedo (y debo, esta es tu aventura) ser un mero espectador.  Pero aún así quería recordarte que estaré ahí escondida entre el tumulto deseando que todos tus sueños se hagan realidad. 
En una ocasión una sabía persona me escribió en el reverso de una vieja carta en blanco y negro que disfrutase del momento,  que viviera la experiencia.  Asique aprovecharé este momento para parafrasearle y te diré que vivas,  que disfrutes,  que huyas de los planes.  Que yo estaré esperando a que vuelvas sentada sobre la misma brizna de hierba dejando que la brisa juegue con mi pelo y el sol acaricie mi cara mientras espero a que regreses con las páginas de tu diario llenas de historias con las que podamos quedarnos una noche más en vela (o al menos, hasta que tu caigas en brazos de morfeo para no faltar a las tradiciones). 
También te prometo que si en el camino nos volvemos a cruzar te saludare tres veces, mirando al horizonte con morriña y triste alegría (mientras la cámara se aleja y el sol se pone)

Y recuerda que vayas donde vayas siempre habrá un hueco para ti más allá de mis suspiros.  Te quiero. 

martes, 31 de enero de 2017

The wall

Un muro alto y lleno de maleza crecia alrededor de el. De lejos, cuando apenas le conocías parecía que ese muro fuese una cosa normal, la valla que todos ponemos alrededor de nuestra casa.  Pero cuando te acercabas podías observar que no era así,  aquel muro constituía una auténtica fortaleza. 
Aun así a simple vista tambien podías ver que era el tipo de muro que una vez hubieses conseguido saltar no necesitarías escalar nunca más.  Sabias que el que conseguía el derecho a entrar lo hacía para siempre. 
Asique me senté enfrente,  el sitio no estaba mal,  el muro estaba rodeado de cientos de cerezos y decidí hacer lo que un amigo me había recomendado hacia no mucho: sentarme a disfrutar del paisaje dejar que el sol acariciase mi cara y que lo que tuviera que ser simplemente fuese.
Me senté al sol,  saque un bocadillo de la mochila y disfrute de la comida y de la cena.  Entonces ocurrió algo sorprendente vi una cabeza que se asomaba por el muro,  y supe inmediatamente que era el.  Me saludo y yo hice lo propio,  empezamos a charlar, al principio claro está a gritos porque el muro era muy alto y yo estaba muy lejos.  Luego me dijo que para que pudiésemos dejar de dar gritos el muro tenía una ventana por donde podíamos charlar si a mi me apetecía y claro que era así.
Charlamos durante quince días al menos, tan sólo usando la ventana.  Recuerdo que durante esas conversaciones solía quedarme dormida, porque el día había sido muy largo fuera del muro.  Y así sucedió todo.  Una noche me quede dormida como de costumbre y entonces me despertó,  estaba junto a mi,  había salido del muro y me invitaba a entrar.  Sonreí satisfecha pero le dije que estaba agusto aquí,  aunque si no le importaba dejar la puerta abierta por si a la mañana cambiaba de idea.  Y lo hizo.  Dejo la puerta abierta por si yo cambiaba de idea.   Eso me hizo decidirme a entrar,  porque supe que de veras era bien recibida. 
Llevo ya una temporada dentro, lo que me he encontrado no deja de maravillarme,  hay días donde aún salgo a dormir fuera bajo el cerezo de siempre, porque pienso que el lo necesita,  pero nunca más ha vuelto a cerrar la puerta.  A veces incluso el muro me vuelve a parecer una minúscula valla blanca,  incluso si lo miro de cerca.

viernes, 13 de mayo de 2016

Steady as she goes

"La música sonaba mientras le vio irse por el anden. "

Hay despedidas que por raro que resulte son más dulces que los reencuentros. Y contigo siempre son de esas. Supongo que porque se que nos volveremos a ver. De no ser así sería uno de los momentos más agrios que pueda imaginar. No podría ser menos  despidiendome, sin duda alguna, de unos de lo mejores amigos que jamás encontraré.

Espero que este trozo de camino que vamos a hacer separados, te depare tanto como mereces y te lleve a sitos fascinantes con gente a tu altura. Siempre vale más que estén a tu altura que a la mía.

No se cuando volverán a cruzarse nuestros caminos, y sinceramente y con el corazón en la mano te digo que espero que tarden mucho, pues serán buenas noticias para ambos. Aún así afirmó sin dudar que estaré aquí a tu regreso o al mio quien sabe, porque no perdería por nada del mundo la oportunidad de abrazarte amigo mio.

"Y el siguió caminando por el anden sin detenerse, porque no había nada que pudiera detenerle en este mundo"

Buena proa compañero.

miércoles, 11 de mayo de 2016

Foggy

A veces, intentando huir de nuestros miedos, de nuestros fantasmas. Nos encerramos en zonas de nuestra mente que pueden dar mucho más miedo.  Zonas de las que ni siquiera uno mismo es capaz de salir y curiosamente zonas en las que si dejáramos entrar a los demás, salir seria mucho más sencillo.

Yo no soy para nada diferente al resto y en ocasiones también me he metido en esos lugares. Sitios donde no he dejado entrar a nadie, por miedo a que me vieran como yo me veo a mi misma en los espejos que allí tengo. Tan débil,  tan triste.

Del lugar del que hablo es un sitio parecido a Londres, lleno de nubes y niebla, pero sin el London Eye o los paseos en barca por el Thames. Es un lugar donde no suele salir el sol, las noches se hacen eternas y lo único que te apetece es meterte en la cama a dormir.

Es un sitio donde en muchas ocasiones te duermes sin recordar cuando pero despiertas con la almohada aun mojada y no eres capaz de olvidar como te dormiste.

Quizás en lo que si he sido distinta a muchos y ojalá no fuera así,  por ellos no por mi, es en haber sido capaz de salir. He encontrado el camino para retomar el control. Vuelto a la senda iluminada y aquí me encuentro ahora en un hermoso prado en un lugar llamado Scarborough, donde veo las gaviotas y el mar. Desde donde aún veo alguna nube, que me recuerda que Londres no está lejos; pero que yo he llegado al menos caminando por mi pie a la otra punta del país. 

sábado, 23 de abril de 2016

Lo siento

-Hola Carlos
-¿Qué pasa Nina?
-¿Sigues enfadado conmigo? Lo siento.
-No estoy enfadado, simplemente te odio. El enfado suele ser algo pasajero, el odio al igual que el amor promete ser eterno.
-No esperaba esa respuesta sin duda.
-¿Y cual esperabas? Me rompiste el corazón.
-Lo siento. Creo que el fallo fue que tu me querías más de lo que jamás te quise yo a ti. Y no supe verlo. O quizás lo vi demasiado bien y me aproveche. Sea como sea, no deberías haberte enamorado de mi.
-Ah bueno nada, si la culpa fue mia disculpame. 
-Perdona. No debí decirlo así. Supongo que tuve miedo a que las tornas girasen, a ser yo la que quería más. Pero debes entenderme, tampoco eras muy de demostrar.
-¿Qué tampoco QUÉ? Fui yo quien te dijo que no conseguía sacarte de mi cabeza. Quien hubiese cruzado el país por verte sonreír.  Quien te beso bajo la nieve. No te parecía bastante de hollywood ¿O que necesitaba la princesa? Y tu ni siquiera estabas dispuesta a veinte minutos de bus por dejarme que te viera sonreír.
-Lo siento. Supongo que no hay más que pueda añadir. Pero te quería juro que lo hacía.
-Me querías, si. A tu manera, eso también lo se.
-No puedo querer de otra forma. 
-No Nina. Me querías de manera bucólica. Sin tristezas, sin paisajes feos, etc.
-No Carlos. Te quería de verdad. Quería al Carlos que ni siquiera dejaste que los demás vieran. Quería tu forma de ver el mundo, completamente enamorado de cada cm. Tu manera de disfrutar cada acorde. Tu sarcasmo. Tus ojos azules. Adoraba la manera en que me besabas. Y si me gustaba que lo nuestro siempre fuese muy bohemio y bucólico aunque no hubiera pastores.
-Nina ese es el problema. Te emperretaste en que lo nuestro era algo especial, bohemio, diferente. Me querías.  Pero lo hacías de manera singular. Nunca te paraste a pensar como me sentía cuando mi cama aun olía a ti y tu ya estabas con otro. Nunca pensaste que igual yo estaba harto de que lo nuestro fuese singular y solo quería algo corriente. Despertar contigo al lado.  Hablar de yogures. Ir a cenar.  Saber que me quieres y lo haces como cualquier otro.
-Carlos creo que el problema no está en que yo te quisiera más o menos. Creo que el problema es  que te enamoraste de mi libertad y la quisiste conservar en una jaula.

 

sábado, 16 de abril de 2016

Whittard

Aterrizas, no conoces la ciudad, no conoces el idioma, para ser exactos ni siquiera te suena el aeropuerto y mira que son todos iguales. Pero actúas como si lo conocieras, te armas de valor y sales a comerte el nuevo mundo. 

Y entonces aparece alguien, no le conoces pero da la casualidad de que al menos habla el mismo idioma que tu. Quizas lo unico en comun es haber caido en la otra punta del mundo en fechas similares, pero de golpe sientes que le conoces. Que habeis pasado una vida juntos. Empezais a charlar y no deja de atacarte esa sensacion de confianza. Cada segundo todo es mas familiar, mas normal. Casi parece que hayas establecido tu hogar en aquella cocina medio vacia de una residencia de la cual ya ni recuerdas el nombre. Unos huevos con puntilla, un chocolate caliente cada noche, una copa algun dia. Si contaras cada recuerdo pareceria que viviste alli una vida. No te queda otra forma de verlo esto es la amistad. Amistad es llegar a un sitio que no conoces y poder llamarlo hogar porque sientes que aqui has encontrado una parte de tu familia. Entonces se acaba, vuelves al aeropuerto que ahora ya no es un completo desconocido y lloras. Lloras porque sabes que alli se queda una parte de tu corazon. 

Llegas a casa, deshaces las maletas, aun huele a amistad cuentas todo lo que ha pasado y sonries. Pero de golpe, no vuelves a saber nada de tu nueva familia, se convierten en un recuerdo mas. Insistes mandas cartas, correos, mensajes, dejas llamadas en el contestador, pero nada. Solo es un delirio vacacional mas. 

Entonces un buen dia suena, el telefono, es él. Se disculpa, te explica que ha estado ocupado, que no ha podido hablarte antes, que no tiene disculpas por ser un dejado, pero que importa la amistad es perdonar y entender. Y seguis hacia delante. Pero no vivis cerca, los planes se convierten en sueños, las ideas en locuras antes de dormir, las charlas diarias en mensajes quincenales... y asi muere lo que de una manera bonita empezo. 

Pero de golpe se te ocurre algo gracioso, algo que la otra persona entendería, que no podrías decir a nadie mas y se lo dices. Y despues de eso vendran un monton de ¿Que tal? Yo  bien ¿y tu? y blablablablablabla. Empezareis asi a mandaros mensajes ocasionales. Y de golpe volveras a sentir el calor de aquella cocina, el olor del chocolate calientes, sentirás la leche de los cereales corre por el desagüe. ¿Sabes por que? Porque eso es la amistad, la amistad es no sentir que el tiempo ha pasado, no necesitar que la otra persona este junto a ti para tenerla cerca. Porque para a mi la amistad siempre olera a chocolate con caramelo de whittard. ¿ No crees?