domingo, 3 de noviembre de 2013

Home hot home

 

-Por fin en casa. Me moría por arrancarte ese puto vestido.

-Vaya ¿no te gusta?- Dijo sonriendo con la más picante de las sonrisas- yo que lo había comprado esperando que si lo hiciera.

-Si me gusta, pero estoy seguro que me gustara mucho mas en el suelo de mi habitación.

-Pues entonces me encanta comunicarte que mi lencería va completamente a juego con el vestido.

-Dos prendas más para conjuntar con mi alfombra, maravilloso.

Y se besaron como si no lo hubieran hecho jamás, olvidando con aquel beso cada instante de los últimos trescientos sesenta y seis días. Tan solo disfrutando del beso que el otro les estaba regalando, aparcando a un lado todos los problemas y la desconfianza. ¿Pero para siempre? Por lo menos durante aquel seis de abril.

sábado, 2 de noviembre de 2013

Hay cosas que uno aprende desde niño y Julio, que habia nacido en agosto, no era diferente.
Toda su vida habia crecido sobre los pilares inamovibles que sus padres habian puesto:

Mentir esta mal.
El esfuerzo constante y los estudios dan frutos.
Las relaciones de una noche son peligrosas.

Le dijeron que las relaciones esporádicas eran peligrosas, que uno podia pillar de todo; pero jamas le dijeron que el amor dolia, que las relaciones serias podian acabar con un corazón roto y unos ojos muy rojos.

Le inculcaron que si estudiaba duramente llegaría lejos, pero no le dijeron que para cuando acabase de estudiar no habría trabajo y si lo había no sería para alguien que habia dedicado toda su vida a estudiar y no tenía experiencia alguna.

Pero sobretodo le dejaron claro que las mentiras eran malas, causaban daño y sufrimiento alli por donde pasaban. Provocaban desconfianza y traian riñas. Pero jamas le dijeron una verdad sobre ser adulto.